Mis terapias y yo

¡Muy buenas! Me llamo Cristina Ferbu y aquí os hablo sobre a qué me dedico.

Terapeuta de Reiki Usui y Reiki Blanco ® (Maestra Rosa Garriga)

Máster en Terapia Regresiva método Brian Weiss, por el Instituto Español de Terapia Regresiva.
Curso de Auriculoterapia con Viçens Fuster.
Técnica Metamórfica de la mano de Coral Caballero.

 

¿Por qué ser Terapeuta?

 

Cristina

Ser terapeuta. Recuerdo claramente el día en que supe a lo que debía dedicarme en mi vida…

Y es que entendí que debía aprender en profundidad las terapias emocionales que tanto me habían ayudado a seguir adelante tras una gran pérdida, que
me había dejado sin ánimos ni fuerzas para seguir viviendo. Decidí estudiar y practicar estas terapias para poder ayudar a otras personas que se encontraran sufriendo como yo.

Así pues, empecé a realizar los cursos de Reiki Usui y Reiki Blanco® con mi maestra Rosa Garriga, y a aplicar los conocimientos en cada ocasión que se me presentaba. El Reiki me hizo comprender, entre otras cosas, que estamos en cada momento donde debemos estar y con quien corresponde estar.

Seguí aprendiendo con la Kinesiología Emocional, que es capaz de borrar de nuestra consciencia e inconsciencia emociones negativas que nos bloquean y paralizan ante una determinada situación. 

Después, en mi afán por saber si había algo más después de esta vida, me encontré de lleno con la Terapia Regresiva. Me fascinó descubrir cómo las personas somos capaces de revivir nuestras vidas anteriores (positivas o negativas) y conectar con aquellos conflictos que no hemos podido resolver en ellas, y que se nos repiten en la actualidad. Si establecemos un puente desde el pasado será posible resolver dichos conflictos desde su origen y notaremos mejoría de ahora en adelante. 

En resumen, más allá de los factores físicos que influyen en la salud y la enfermedad,(que por supuesto deben ser tratados por profesionales de la medicina convencional), lo que yo me he propuesto es tratar la vertiente emocional de estos dos estados, pues muchas veces no sanamos al cien por cien por bloqueos emocionales o mentales que, la mayoría de las veces, no somos conscientes de que existen y que sólo nosotros podemos vencer con la ayuda adecuada.