¿Qué conseguir con la Terapia Regresiva?

Capítulo 2

Terapia RegresivaComo ya explicamos en el primer capítulo, la persona que protagoniza una Terapia Regresiva, lo hace desde la consciencia, nunca desde la inconsciencia, ya que si se hipnotiza a una persona y no recuerda lo vivido tras una sesión, no se lograrían resultados positivos. Hay que vivir la experiencia desde la consciencia para trasladar lo que se quiere corregir del subcosnciente al consciente, para poder cambiar los parámetros a positivo.

La Terapia Regresiva nos pone en contacto con las situaciones vividas con rabia, culpa, odio, ira, desamor etc. durante los meses en los que estamos en el vientre materno, o durante la infancia, adolescencia, o en vidas pasadas, dándonos una oportunidad de revisar una situación y transformar la emoción negativa que nos provoca en positiva, pudiendo así, tomar una perspectiva diferente del mismo hecho o situación.

Con esto, la persona protagonista de la Terapia Regresiva aprende a afrontar situaciones que antes se le hacían costosas o que quería evitar por cómo le hacían sentir.

Y es que no es lo mismo vivir desde la Comprensión, el Amor, y el Perdón, por ejemplo, que desde la culpa o el odio.

De esta manera, soltamos lastre, descargamos la mochila, a veces tan pesada, y somos capaces de vivir la actualidad desde la Paz interior.

También es importante destacar que nadie debe practicar una Terapia Regresiva si no siente ningún conflicto en su vida. Es decir, no se debe hacer por hacer.